Catequesis de Adultos

“Evangelización Cibernética con la Fuerza del Espíritu Santo”

Get Adobe Flash player

Sacramentos: nociones generales

 Sacramento (Definición) es un signo sensible y palpable (que podemos ver y/o sentir) que nos confiere la gracia (Santificante y Sacramental), instituidos por Cristo para la salvación del hombre. La palabra sacramento proviene del latín "sacramentum" y esta se puede dividir en dos palabras sacra que implica sagrado y mentum que significa momento.  El sacramento es a la vez un signo y un momento sagrado.

¿Por qué son 7 sacramentos?  El número 7 en la Biblia es sinónimo de plenitud y perfección.  Todo los sacramentos tienen 4 elementos básicos que son; materia, forma, ministro y sujeto. 

*  Materia: Objeto o gesto exterior visible y palpable. Ej. Agua en el bautismo.

*  Forma: son las palabras o rito que pronuncia o dice el ministro del sacramento.

*  Ministro: el que confiere o administra dicho sacramento. Este ministro tiene que ser legítimo para que Cristo sea el que actué en él.

*  Sujeto: Es la persona idónea que recibe el sacramento. Para la eucaristía, confirmación y el orden sacerdotal se debe estar en estado de gracia para poder recibirlos.

 Correlación entre los Sacramentos y la Iglesia.

Con los Sacramentos se forma la Iglesia, que es el Cuerpo de Cristo. Son los que nos encaminan a la salvación por medio de la acción del Espíritu Santo.

* Con el Bautismo se engendran y agregan nuevos miembros a la vida sobrenatural de ese Cuerpo.

* Con la Confirmación se robustecen.

* Con la Eucaristía (acción de gracias) se nutren y vigorizan, se unen más íntimamente a Cristo, y participan con mayor eficacia de la vida del Cuerpo.

* Con la Penitencia se les restaura la Gracia (Don de Dios), si la hubieran perdido con heridas mortales; o se purifican de la viscosidad (pecado venial), para que la vida espiritual penetre y circule libremente en nuestro ser tanto personal como comunitario.

* Con la Unción de los enfermos se fortalecen los miembros enfermos y sanan de las secuencias del pecado.

* Con el Orden Sacerdotal se crean ministros y jefes para que obren en el nombre y la persona de Cristo ante su pueblo.

* Con el Matrimonio se santifica la unión conyugal y se forma la base para la familia que es la iglesia domestica.

Los sacramentos nos adentrarán más y más en el Cuerpo de Cristo, adquiriendo en El una nueva situación eclesial cada vez más interior. Son la manera de participar mejor de los bienes comunitarios que hay en la Iglesia disponibles para la Historia de la Salvación.


Los sacramentos los dividimos en tres categorías… por así decirlo:

 Sacramentos de iniciación cristianabautismo, confirmación y comunión.
 Sacramentos de sanación
: penitencia y unción de enfermos.
 Sacramentos al servicio de la comunidad: orden sacerdotal y matrimonio.

Bautismo: [Significado etimológico] bautismos (griego) inmergir o sumergir.  [Definición] el bautismo es el nacimiento a la vida de la gracia divina, mediante la ablución (lavatorio) del agua y la invocación de la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo)

- Materia: Agua (H2O)

- Forma: Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.” Amen (El pueblo de Dios, responde… Amen)

- Ministro: Obispo, sacerdote (presbítero), diácono & en caso de emergencia cualquier cristiano siempre que use la forma adecuada.

- Sujeto: quien recibe el sacramento.

Comunión: Sacramento por el cual recibimos el cuerpo, la sangre, alma y divinidad de Jesucristo.

- Materia: pan de trigo ácimo (sin levadura) y el vino de uva.

- Forma: La palabras que uso Cristo el Jueves Santo para entregar su cuerpo y su sangre a la Iglesia (apóstoles) tal como se ha conservado en el Canon de la Misa. Mateo 26, 26

- Ministro: Obispo o el sacerdote

- Sujeto: Toda persona bautizada y en estado de gracia.

Penitencia: Sacramento por el cual se nos perdonan los pecados cometidos después del bautismo. Hemos de seguir o realizar cinco pasos básicos al realizar el sacramento de la reconciliación. Se le conoce también como sacramento… reconciliación, del perdón y muchos teólogos le llaman "sacramento del amor" porque nos hace re-encontrar el amor de Dios del cual nos habíamos alejado.

@ Examen de Conciencia – hemos de examinar nuestra conciencia (en el silencio preferiblemente) ante la presencia de Dios, sobre los pecados que hayamos cometidos.

@ Arrepentimiento – Sentir verdadero dolor remordimiento en nuestra alma y nuestro ser sobre los pecados (pensamientos, palabras, obras y omisión) teniendo en cuenta que hemos ofendido a Dios y nuestro(s) hermano(s).

@ Propósito de enmienda (de no volver a pecar) – Si Dios es amor como hemos de seguir ofendiendo a quien es Amor Infinito. Somos creados a imagen y semejanza de Dios como hemos de ofender a nuestros hermanos que son imagen y semejanza de Dios.

@ Decir los pecados al confesor – después de examinar la conciencia y hacer nuestro propósito de enmienda debemos decirles todos los pecados al confesor. La “vergüenza” y el “orgullo” son excusas que nos presenta el mismo demonio para no realizar el sacramento debidamente.

@ Recibir la absolución y cumplir la penitencia – luego unos consejos o sugerencias apropiadas por parte del sacerdote, este nos dará la absolución por el poder ministerial que le confiere la Iglesia. Hemos de cumplir la penitencia que nos imponga dicho confesor como un acto para reparar la ofensa que hayamos cometido. 

- Materia: El dolor de corazón o contrición, los pecados dichos al confesor de manera sincera e íntegra y el cumplimiento de la penitencia o satisfacción. Los pecados graves hay obligación de confesarlos todos.

- Forma: las palabras que pronuncia el sacerdote después de escuchar los pecados - y de haber emitido un juicio - cuando da la absolución: “Yo te absuelvo de tus pecados, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

- Ministro(s): Presbítero (sacerdote) autorizado y/o facultado por el ordinario del lugar (obispo) para perdonar los pecados; el Obispo.

- Sujeto: Toda persona bautizada que, habiendo cometido algún pecado grave o venial, acuda a confesarse con las debidas disposiciones, y no tenga ningún impedimento (ej. Excomunión – dictada por parte del obispo o el papa)  para recibir la absolución.

Unción de los Enfermos: Tiene como fin conferir la gracia especial al cristiano que experimenta las dificultades inherentes al estado de enfermedad y vejez”. (Catecismo Iglesia Católica # 1527)

- Materia (remota) – es el aceite de oliva bendecido por el Obispo el Jueves Santo. En caso de necesidad, en los lugares donde no se pueda conseguir el aceite de oliva, se puede utilizar cualquier otro aceite vegetal. Aunque hemos dicho que el Obispo es quien bendice el óleo, en caso de emergencia, cualquier sacerdote puede bendecirlo, siempre y cuando sea durante la celebración del sacramento.  Materia (próxima) es la unción con el óleo, la cual debe ser en la frente y las manos para que este sacramento sea lícito, pero si las circunstancias no lo permiten, solamente es necesaria una sola unción en la frente o en otra parte del cuerpo para que sea válido.

- Forma – las palabras “Por esta santa unción, y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad." (CIC # 1513)

- Ministro – Presbítero (sacerdote) o el Obispo

- Sujeto – es cualquier fiel que habiendo llegado al uso de razón, comienza a estar en peligro por enfermedad o vejez. (Cf. CIC # 1514) Para poderlo recibir tienen que existir unas condiciones. El sujeto – como en todos los sacramentos - debe de estar bautizado, tener uso de razón, pues hasta entonces es capaz de cometer pecados personales, razón por la cual no se les administra a niños menores de siete años.

 Además, debe de tener la intención de recibirlo y manifestarla. Cuando enfermo ya no posee la facultad para expresarlo, pero mientras estuvo en pleno uso de razón, lo manifestó aunque fuera de manera implícita, si se puede administrar. Es decir, aquél que antes de perder sus facultades llevó una vida de práctica cristiana, se presupone que lo desea, pues no hay nada que indique lo contrario. Sin embargo, no se debe administrar en el caso de quien vive en un estado de pecado grave habitual, o a quienes lo han rechazado explícitamente antes de perder la conciencia. En caso de duda se administra “bajo condición”, su eficacia estará sujeta a las disposiciones del sujeto.

 Para administrarlo no hace falta que el peligro de muerte sea grave y seguro, lo que si es necesario es que se deba a una enfermedad o vejez. En ocasiones es conveniente que se reciba antes de una operación que implique un gran riesgo para la vida de una persona.

Orden Sacerdotal: Es el sacramento por el que algunos de entre los fieles (hombres) quedan constituidos ministros sagrados, al ser marcados con un carácter indeleble (que no se borra), y así son consagrados y destinados a apacentar el pueblo de Dios según el grado de cada uno, desempeñando en la persona de Cristo Cabeza las funciones de enseñar, santificar y regir. El Orden Sacerdotal tiene tres grados que son el Episcopado (Obispos), el Presbiterado y el Diaconado.

- Materia – Imposición silenciosa de las manos.

- Forma - Oración ritual, esta varía según en grado que se esté administrando.

- Ministro – Obispo. Para la ordenación de un obispo debe haber por lo menos tres obispos. No se puede ordenar un obispo sin el consentimiento del Papa.

- Sujeto – Varón bautizado que a juicio del Obispo o Superior (si pertenece a una comunidad religiosa) reúna las cualidades requeridas y que no tenga ningún impedimento.

Matrimonio: Es un vínculo fundado en el amor, que exige cuidarlo, cultivarlo y defenderlo día a día, con el esfuerzo de cada uno. El Matrimonio es un VÍNCULO. Ese vínculo se contrae voluntariamente; pero, una vez que nace, ese vínculo es ya para siempre: “hasta que la muerte los separe”.  Quien dijo "el matrimonio es como el demonio" dice una verdad a media, porque esto es así cuando no se tiene a Cristo como base primaria y fundamental para el matrimonio.


El sacramento del matrimonio es la presencia de Cristo, presencia sacramental. Es decir siendo el matrimonio un sacramento, se convierte en un medio de comunicación de la gracia de Dios. Es un camino para la salvación de los que lo integran.

Como sacramento es un signo del amor y de la alianza de Cristo con su Iglesia. La finalidad del sacramento del matrimonio es la santificación de los esposos mediante: la Unión y la procreación y educación de los hijos. Es la manera de ayudarse mutuamente con la gracia de Dios en la realización de la propia vocación.

- Materia – es el SI en cuanto a donación de uno al otro.

- Forma – es el SI en cuanto aceptación del otro conyugue.

- Ministros – los mismos contrayentes.

- Sujetos – El hombre y la mujer bautizados que cumplan con la validez del sacramento. Hay que tener en cuenta, que la pareja no tenga impedimento en cuanto a lo que prescribe el derecho canónico sobre el matrimonio.